Guia inicial del emprendedor

El emprendedor

Emprender no es algo fácil, ni está hecho para todo el mundo. La aventura del emprendimiento puede venir tanto desde la inquietud como de la necesidad u obligación como ocurre ahora en estos tiempos de crisis.

Pero siendo una obligación para ganarse la vida o bien la inquietud que todo emprendedor lleva dentro, el carácter de la persona hacía nuevos retos suele estar marcado por la valentía y la falta de conformismo.

Un emprendedor tiene que tener muy claro que exceptuando algunos casos de éxito aislados, todo proyecto empresarial ya sea tanto para comenzar un pequeño negocio como un emprendimiento a gran escala, lleva consigo una gran dosis de PACIENCIA, VOLUNTAD, CAPACIDAD y SUERTE, siendo este último elemento algo que podemos prever con un buen análisis, plan de empresa y AUTOCRÍTICA.

La idea de negocio

Cuantas veces hemos escuchado o nos hemos dicho, a ver si tengo una gran idea para crear algo. Las ideas, suelen venir por causalidades, porque eres un genio con una capacidad de observación enorme no apto para muchos, por necesidades propias que nos encontramos en la vida, por derivaciones de una idea inicial.

Algunos otros prefieren explorar las opciones que existen en el mercado y poder mejorarlo o bien hacer un mix, o bien cambiarle el enfoque.

De una forma o de otra, cierto es que es necesario tener una idea atractiva para comenzar a emprender. Una idea atractiva como hemos dicho no tiene que ser el invento del siglo, puede ser desde una solución tecnológica que nos haga la vida más fácil como una panadería en un barrio nuevo donde falta este tipo de servicio. Al fin y al cabo, una idea de negocio.

El aguante

Pensar en que tu negocio va ser un éxito es fundamental, pero mantener ese pensamiento con paciencia y desarrollándolo con un duro trabajo y una mentalidad abierta es fundamental. Hay que ser constante y saber que te vas a encontrar con grandes obstáculos al inicio que te van a quitarte el sueño algún día, pero eso no debe desalentarte porque los buenos negocios, las buenas empresas nunca se levantaron de forma fácil.

Los beneficios que posteriormente te puede aportar son innumerables, desde aumentar tus posibilidades económicas hasta mejorar tu vida, organizarte y poder dedicar más tiempo a tus aficiones, familia, … siempre y cuando sigamos manteniendo la responsabilidad en nuestro negocio.

Piensa que todas esas empresas que funcionan bien, ya sean grandes o pequeñas las crearon personas como tu, personas que incluso se levantaron después de un fracaso y supieron manejar la situación para que el factor suerte no les fuera en contra.

Siguiente artículo: Las fases de la creación de un negocio

Deja un comentario